El noble arte de no hacer nada: 4000 islas – Laos

La última parada de nuestra ruta por Laos fue en un fantástico lugar que recibe el exótico nombre de “las 4000 islas”. Ubicado al sur del país, casi en la frontera con Camboya, esta meca del relax consiste en diferentes y diminutas islas que flotan en los nuevos ríos que nacen del Mekong.

IMG_3313

Nuestros bungalows en Don Det

Seguir leyendo

Anuncios

Thakhek: The Loop

The Loop fue sin duda una de las mejores partes del viaje, la que recordamos con más cariño y la más completa y auténtica. La mítica ruta de tres días en la carretera empieza en Thakhek, donde alquilas una moto y te lanzas a las carreteras perdidas de Laos. No es un viaje muy concurrido por turistas, no sé muy bien por qué, pero eso le da un toque de autenticidad que lo hace aún mejor.

Seguir leyendo

Capital de Laos: Vientián

Finalmente llegó el momento de irnos de nuestra querida Luang Prabang rumbo a un nuevo destino: Vientián, la capital de Laos. Mientras recorrimos Laos casi siempre nos movemos en bus. Por 180.000 kips (18€) compramos el billete, nos recogieron en el hostel y nos llevaron a la estación, con una comida incluida.

IMG_3121[1] El Sleeping Bus es una de las cosas más raras que hemos visto, pero básicamente es un autobús con literas donde puedes dormir durante las 10 horas de trayecto (si encuentras una postura cómoda). Gracias a Dios nos quedamos dormidas enseguida y llegamos a Vientián muy temprano. Como siempre que llegas a cualquier estación de autobuses, sea la hora que sea hay tuc-tucs esperándote para llevarte a tu hotel.

Seguir leyendo

Cruzamos la frontera: Luang Prabang

Tras un retraso de 5 horas en el aeropuerto de Hanoi, por fin llegamos a Luang Prabang, Laos. Una ciudad sin cláxones, sin ruido, llena de templos y a orillas del río Mekong.

El primer día, alquilamos unas bicis y nos aventuramos por las calles de la ciudad y los caminos cerca del río. El flechazo fue instantáneo: batidos y frutas de colores exóticos, monjes con túnicas naranjas, naturaleza y mercados nocturnos. Seguir leyendo

Xin Chao Ha Noi!

Ya han pasado unos días desde que nos instalamos en Hanoi, aunque la llegada fue un poco peliaguda. Al aterrizar nos recogieron dos vietnamitas voluntarios que supuestamente nos tenían que llevar a la escuela de la organización para la que trabajaríamos. Después de que respondieran a tres preguntas con un ‘yes’ y una sonrisa, nos dimos cuenta de que no tenían ni idea de inglés, así que la comunicación se hizo bastante difícil, sobre todo cuando nos dejaron en un cuchitril perdido de Hanoi y se limitaron a decir: “Now you sleep”, sin ningún tipo de explicación. Esa noche fue la primera en la que agradecimos haber llevado saco de dormir. Entre los nervios y la risa floja que nos entró nos quedamos dormidas enseguida. Seguir leyendo

¡Llegamos a Vietnam! Ho Chi Minh City

Despueés de tres aviones y más de 20 horas de viaje por fin llegamos a Vietnam. Nuestra primera parada es Saigón, también llamada ciudad de Ho Chi Minh. Nada más salir del avión, nos recibió esa famosa humedad del 80% y unos 35°. Vamos, un calor horrible. Ya desde el taxi que nos llevaba al hotel fuimos observando la vida vietnamita: un caos brutal. Motos yendo hacia todas las direcciones, con casco, sin casco, con tres o cuatro personas por moto, niños pequeños en sillas… No existen normas. Cruzar la calle es jugarse la vida, pero ya le vamos cogiendo el truco. Seguir leyendo