Thakhek: The Loop

The Loop fue sin duda una de las mejores partes del viaje, la que recordamos con más cariño y la más completa y auténtica. La mítica ruta de tres días en la carretera empieza en Thakhek, donde alquilas una moto y te lanzas a las carreteras perdidas de Laos. No es un viaje muy concurrido por turistas, no sé muy bien por qué, pero eso le da un toque de autenticidad que lo hace aún mejor.

DCIM100GOPROGOPR0619.

En una de las carreteras de The Loop

Nosotras llegamos a Thakhek en autobús desde Vientiane. Llegamos de madrugada a la pequeña ciudad, que no tiene nada que ver, y fuimos directas a dormir a nuestro GuestHouse, un negocio en el que nadie hablaba inglés así que no nos acordamos ni del nombre. Mucha gente se hospeda en el Travel Lodge y dicen que está muy bien. Además también alquilan motos allí para hacer The Loop, pero son más caras que en el sitio al que fuimos nosotras.

IMG_3213

Autoestop en Thakhek

Según la guía Lonely Planet sólo hay un sitio que alquile motos de fiar, el Mad Monkey Motorbike. Mentira. En ese sitio las motos son carísimas y las que alquilamos nosotras iban perfectamente. En la plaza principal de Thakhek se encuentra Wang Wang Motorbike. Por unos 9€ al día te alquilan una moto automática, que nosotras compartimos turnándonos para conducir. La moto era muy fea pero le cogimos cariño y funcionó muy bien. Es recomendable probar la moto antes de empezar la ruta para ver que todo está en orden. No os preocupéis si os da miedo llevar una moto, nosotras no habíamos conducido antes y se aprende rápido. ¡Muchos aprenden a conducir así! Allí mismo nos dieron un mapa muy simple y sin mucha más explicación nos dejaron ir. Nosotras dejamos las maletas grandes allí y nos llevamos una pequeñita para esos días. Os explicamos la ruta que hicimos y cómo fue todo:

 

IMG_3303

Mapa de la ruta

DÍA 1 – THAKHEK – THALANG VILLAGE

IMG_3239

Cueva Xieng Liab

Nada más salir de Thakhek, como a las 12.30h, paramos en una gasolinera para llenar el depósito y continuamos por una carretera asfaltada y recta. La vista de las montañas era preciosa. En el mapa teníamos marcadas algunas cuevas para visitar en el camino. Queríamos ir a la Buddha Cave pero sin querer nos la saltamos (más tarde unos viajeros nos dijeron que habían parado y no merecía nada la pena, además de que hay que pagar).
Sin embargo nos paramos en la cueva Xieng Liab, sin saber muy bien por qué. Allí nos esperaba casualmente un hombre lao que sin hablar inglés nos dijo que le siguiéramos y se dispuso a mostrarnos la cueva. Es un lugar increíble, muy escondidito pero totalmente recomendable. Hicimos fotos muy chulas. Al final del “tour” nos pidió una propinilla merecida.

 

Seguimos conduciendo hasta MahaXai, el primer pueblo del camino. Pueblo por llamarlo de alguna manera, porque era una calle con unas veinte casas muy humildes y un par de tiendecillas donde puedes repostar o comprar agua. No perdimos demasiado tiempo aquí y volvimos a la carretera. El camino seguía siendo fácil, hasta que llegas a Gnommalan. A partir de ahí la carretera se vuelve cuesta arriba y con bastantes curvas, pero si vas despacito y bien lo haces sin problema. Como a las 16.30h llegamos por fin a ThaLang, el pueblecito donde pasaríamos la primera noche. Allí sí que pasamos frío por lo que conviene llevarse una chaqueta para ese día. Nos hospedamos en Sabaidee Guesthouse, un lugar muy acogedor y totalmente recomendable.

Hay bungalows privados y uno más grande que es un dorm (allí estuvimos nosotras). Las habitaciones son muy baratas pero la comida es cara. Los viajeros que te has ido encontrando en la carretera van llegando al hostel para ver la puesta de sol, y cuando cae la noche, los simpatiquísimos dueños del lugar organizan una barbacoa y encienden un fuego. Es bastante caro para los precios a los que te habrás acostumbrado pero está todo muy bueno y conoces a muchos viajeros con los que compartir anécdotas de The Loop.

Al día siguiente nos despertamos bien pronto, como a las 7.30h (aunque te guste dormir te despertarás solo) y tras un buen desayuno volvimos a coger nuestra querida moto. Es aconsejable repostar antes de salir.

DÍA 2 – THALANG – KONGLOR

IMG_3276

Nuestra motillo

El segundo día pasamos mucho más tiempo en la carretera, por eso también conviene salir pronto. Mientras conducíamos nos dimos cuenta de que nos estábamos quedando sin gasolina (adivinad quién no repostó antes de salir) y nos asustamos porque no veíamos ninguna gasolinera cerca. Pasamos por uno de esos diminutos pueblos y desesperadas preguntábamos dónde podíamos repostar.

IMG_3277

“Gasolinera”

Nos señalaron una tiendecilla que tenía dos tubos con líquidos amarillos y rojos… Eso era la gasolinera. Parecía que llenábamos el depósito de algún tipo de alcohol. Además también venden botellas de cristal con gasolina dentro y así puedes llenar tu depósito donde quieras. Nos quedamos flipando, pero más tarde ya ves a todo el mundo con las mismas botellas, las venden en casi cualquier sitio.

Paramos en cualquier sitio a comer y solo tenían “noodle soup”. Estaba muy rica hasta que nos fijamos en que la sopa estaba literalmente LLENA de hormigas muertas. Pero teníamos tanta hambre… Que nos la comimos toda. A medida que seguíamos conduciendo el estado de las carreteras iba empeorando cada vez más.

Seguimos todo recto hasta que llegas a LakSao y te tienes que desviar a la izquierda. El objetivo de ese día era ver las Cool Springs, unas aguas termales de agua fría. Es difícil de encontrar, está como a unos 40 minutos desde que dejas LakSao atrás pero tienes que estar listo para girar a la derecha en el desvío a las Cool Springs. Pensábamos que nos habíamos perdido porque no veíamos nada, preguntamos a locales y nos decían que siguiéramos recto, hasta que por fin vimos el cartel del desvío.

IMG_3247

On the road

 

Allí empieza un camino como de hierba y arena que no tiene ninguna buena pinta pero no, no te has perdido, continúa y pasa por una especie de puente de madera y llegarás. El lugar es muy muy bonito y puedes nadar, pero nosotras nadamos con ropa porque había locales nadando con ropa y donde fueres haz lo que vieres.

Seguimos al volante durante un buen rato y llegamos por fin al desvío hacia la cueva Konglor. Está al llegar a un pueblecito llamado KhomKham. En ese desvío a la izquierda hay una carretera llena de baches de 40km. Cuando estábamos a punto de llegar nos caímos de la moto, pero por suerte no nos hicimos nada más que unos raspones y un retrovisor roto. Al final de la carretera hay muchos guesthouses y después de preguntar el precio en unos cuantos nos quedamos con uno con el que regateamos un poco.

IMG_3295

Parada antes de la cueva Konglor

Ese lugar es encantador, estás rodeado de montaña, naturaleza, tranquilidad y paz. Después de cenar y una cerveza con viajeros que conocimos en Sabaidee Guesthouse, nos fuimos a dormir.

DÍA 3 – KONGLOR CAVE – THAKHEK

DCIM100GOPROGOPR0648.

En el barco rumbo a la cueva

El último día de la ruta nos despertamos pronto para visitar la ansiada Konglor Cave, una de las cuevas más profundas del mundo (¡y tan poco conocida!). Caminamos 15 minutos desde el hotel hasta la cueva, aunque puedes ir en moto. Allí tienes que pagar el ingreso y también por el barco que te lleva. En el barco caben 3 personas, así que si haces grupo con viajeros te sale más barato. La cueva es una maravilla, la atraviesas en una pequeña barca motorizada con unas linternas que te dan para la cabeza. Al salir de la cueva observamos uno de los paisajes más bonitos del viaje. Experiencia increíble la visita a Konglor Cave.

DCIM100GOPROGOPR0650.

Vistas desde el barco

Pero no teníamos mucho más tiempo si queríamos volver ese mismo día a Thakhek, así que nos subimos a la moto y empezamos a conducir como a las 11.30h. El camino de vuelta es bastante fácil porque casi todo el tiempo es una línea recta y bien asfaltada, pero acabas agotado después de tantas horas en moto. Llegamos como a las 16h a Thakhek y devolvimos la moto (tuvimos que pagar 5€ por el retrovisor roto), pero todo fue bien. Directamente nos dirigimos en tuc-tuc a la estación de buses y allí mismo compramos un billete de autobús hacia nuestra última parada en Laos: Don Det, en las 4000 islas, al sur de Laos.

El autobús era muy barato porque era un “local bus”: asientos muy poco reclinables, sin aire acondicionado, lleno de locales que subían al bus con comida de fuertes olores, y 11 horas de trayecto por delante. Cuando todos los asientos estaban llenos, algunos locales cogían taburetes de plástico y se sentaban en el pasillo del autobús. ¡Allí no cabía ni un alma más! Fue una experiencia no tan mala como pensábamos pero si eres muy tiquismiquis no la aconsejamos. Por otra parte no teníamos otra forma de irnos de allí. También puedes ir en autobús a Pakse, que está bastante más cerca, y allí hay otra ruta parecida a The Loop.

Anuncios

Un comentario en “Thakhek: The Loop

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s